Exposición ‘Retratos. 1973-1986’, de Máximo Moreno

86

Instituto Andaluz del Flamenco , Sevilla
Calle Santa Teresa nº 8 – 41004 Sevilla

18 de Noviembre de 2020 – 20 de Enero de 2021
Horario: de 9:00 a 15:00 horas. Fines de semana y festivos, cerrado.

Entrada gratuita

Esta exposición forma parte de FLAMENCO10, un amplio programa que se ha organizado para conmemorar el X Aniversario de la proclamación del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Máximo Moreno (Sevilla, 1947) ha dedicado gran parte de su carrera profesional como fotógrafo, pintor y dibujante al mundo de la música. En su familia, tanto la música como las artes visuales han tenido mucha presencia, sobre todo en la figura de su hermano mayor Benito que, de alguna manera, fue su referente. Su hermano José también formó parte del grupo musical Los Payos y esto, junto a amistades como la del productor Gonzalo García-Pelayo, propició el contacto con las productoras. Así surgieron los primeros encargos para el diseño de portadas de discos.

Máximo Moreno comenzaba el diseño de estas portadas con un reportaje fotográfico similar a las imágenes expuestas, tras lo cual seleccionaba la más adecuada y la utilizaba directamente o realizaba un dibujo a partir de ella. A veces también se escogieron pinturas suyas para las portadas, como la icónica del disco Hijos del agobio de Triana. En total ha realizado más de 300 portadas a lo largo de su carrera.

Esta muestra recoge parte de las fotografías de Máximo Moreno que conserva en su colección el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Con motivo de la celebración del décimo aniversario de la declaración del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, la exposición se centra en el Moreno fotógrafo y, más concretamente, en sus retratos de artistas flamencos. Vivió una época dorada del flamenco, los años 70 y 80, en la que artistas como Camarón o Paco de Lucía se convirtieron en estrellas reconocidas mundialmente. También presenció el florecimiento del rock andaluz o las primeras fusiones del flamenco con otras músicas. Todo pasó ante su objetivo, desde la profunda mirada del cantaor Joselero hasta la frescura de un joven Raimundo Amador, pasando por las fiestas de los Molina y de los Montoya, con unos jovencísimos Lole y Manuel, o por la sensualidad de María Jiménez.

 

ORGANIZA | COLABORA

Agencia Andaluza de Instituciones Culturales.