El Niño de Elche y el fango

"Si hubiera ley usted estaría en la cárcel o muerto aunque me han dicho que ya le queda poco y encima no es culpa de los modernos flamencos".

1529
Foto diario El Mundo foto tomada en Girona en 2019.EDDY KELELE

La Cuestión

El crítico Manuel Martín Martín con 45 años en el oficio de la crítica flamenca, está siendo víctima de insultos, amenazas y deseos de muerte por parte del artista no flamenco conocido por el sobrenombre «El Niño de Elche», según relata el diario «El Mundo» en un artículo publicado el 2 de noviembre de 2022.

A lo citado en dicho artículo hemos podido constatar que, lejos de retractarse, El Niño de Elche ha continuado con sendos comentarios que pasamos a mostrar, referidos a la «muerte física y cultural que está al caer». Lo dicho tiene su güasa, pero no güasa de risa, sino de la de mala leche porque, como el propio crítico ha comentado en sus redes sociales, es enfermo oncológico.

Los tuits

En este último, incluso, habla de que «Dios o un payo acabará con ellos» ya que, el otro investigador y crítico Manuel Bohórquez ha llevado «cornada» de tan macabro deseo del artista.

El fango, el niño y el circo.

Desde luego, cualquier tipo de reacción de este calado ante la crítica venga ésta de parte del público o de un profesional, nunca debe admitirse y tendría que tener sus consecuencias tanto legales como profesionales. Quizá el Niño de Elche quiera montar otro espectáculo, de esos que tanto le gusta montar siempre fuera de lo Flamenco. Razones no le faltan al estrenar un nuevo  trabajo y el movimiento en redes sociales puede traerle mucho beneficio en forma de repercusión.

Pero todo esto siempre sería a corto plazo, ya que cuando entras en el niñaterío de barrio, en el cara a cara de la calle; la vida te suele devolver el golpe. El prestigio, si lo tuviera, lo derrama en cada tuit. La integridad, si la tiene, se le rompe en pedazos cuando arremete por la vía del odio. Si te metes en el fango, el fango se hace contigo. Y es que, ojo con las extravagancias que son para los genios y tú, Niño, no lo eres. El «León comegambas» de MasterChef pudo hacerse viral; pero aquello fue por lo ridículo y no por mayestático. El Circo está bien mientras te dejan plantarlo y realizar tu función. Lo malo es que se acaba y el visionario deja de serlo para convertirse en alfeñique.

Sin más, me queda enviar mucho ánimo y fuerzas, aunque sé que no le faltan ninguna de las dos, a ese gladiador de la crítica y desafiador de dificultades llamado Manuel Martín Martín. Espero y deseo encontrármelo de vez en cuando por algún que otro evento del flamenquerío y que entre charlas nos riamos un rato del mal cuerpo se les queda a aquellos que aspiran a SER y de lo bien que está uno con la conciencia tranquila, tanto que podemos andar descalzos por la propia sin sufrir lo más mínimo.

 

Jesús D. López.

Flamencología.org