Amparo Heredia «La Repompilla» y José Satorre hacen saltar los goznes del Flamenco en Cartagena.

Amparo, presentó sus credenciales con una voz templada, sólida y al mismo tiempo bragada. Es una cantaora en plenitud que abarca el infinito con su calidez sonora. Satorre, inmenso, ya está en el Olimpo de los virtuosos sin pestañear.

130

La velada.

La noche del 10 de junio a las 21 horas los astros se alinearon en la vertical de lo Jondo ubicada en Cartagena. La Lámpara Minera 2021, Amparo Heredia «La Repompilla» hizo saltar por los aires el Museo Arqueológico Municipal «Enrique Escudero de Castro de Cartagena» en una noche para el recuerdo en la que el tocaor Pepe Satorre rasgó el cielo con los dedos de su guitarra.

El recital.

Amparo, presentó sus credenciales con una voz templada, sólida y al mismo tiempo bragada. Es una cantaora en plenitud que abarca el infinito con su calidez sonora. Comenzó su travesía por las malagueñas y los abandolaos, cantes antiguos y grandes. Navegó surcando los tientos tangos, primero con calma y luego con la furia de mil tempestades. Atracó en las alegrías para volver a tierras de cantes derivados de Málaga, los tarantos y las levanticas para acabar, como no, con el bello estruendo de la bulería.

Amparo Heredia y Satorre.

En una época de flamencólogos de biblioteca en la que se quiere aplicar un mal entendido «método científico», oír «verdad» por parte de dos trabajadores del cante, dos flamencos de nacimiento, es de agradecer. En ellos tocas la esencia misma, el meollo. El material con que está hecho el Duende flamenco. Son la prueba empírica de la cuadratura del círculo. Con flamencos como Amparo Heredia «La Repompilla» y José Satorre, el flamenco sencillamente existe. Son el ser o no ser.

Amparo Heredia Reyes, «La Repompilla».

De Amparo Heredia ya sabemos mucho, gracias a dios. Pero, ¿quién es ese menudo tocaor llamado Pepe Satorre? Sabemos de él que nació en el barrio de El Perchel, Málaga. Como El Piyayo, La Repompa, La Cañeta, La Pirula, etc. De una saga de artistas como los de antes, de los del Flamenco en la intimidad. Su padre se llamaba Francisco López y su madre Josefa Satorre, de dónde toma el sobrenombre. Su abuela, Encarnación Barrionuevo, cantaba un gran repertorio del que destacaba sus siguiriyas, únicas.

Como decía aquel, siempre nos quedarán ellos.

Pepe Satorre.

 

Jesús D. López.

Flamencología.org